Hasta dan ganas de contestarles

Una vez visite a una amiga y cuando me acompaño para tomar la ruta, pasaron dos hombres en un carro y nos gritaron “ADIOS PRECIOSAS! “ Fue muy incomodo. A veces,  aunque no quieras ser grosera es tanto el coraje que da que te falten al respeto, que, hasta dan ganas de contestarles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *