Apenas era una niña…

Cuando tenía alrededor de 12-13 años, acompañé a mi hermana a una tienda de ropa. En esa tienda había un tipo el cuál solo se me quedaba viendo. Recuerdo bien que ese día llevaba una falda.

Después de un rato el tipo pasó detrás de mí y me agarró una pompa. No supe cómo reaccionar ante esa situación, me sentí muy incómoda y no le dije nada a mi hermana, apenas era una niña.